Vivir en Europa

Europa es muchas cosas: un museo arquitectónico, un libro de historias complejas y milenarias, cuna de civilizaciones gloriosas, progenitora de las colonias occidentales, continente primermundista y más. Básicamente, vivir en Europa es vivir en el núcleo de la industrialización y desarrollo económico ¡Y es que las posibilidades son infinitas! Sus riquezas naturales y humanas son tan variadas como cada una de las cuarenta y nueve naciones que la conforman, así que hay de todo un poco y para todos los gustos.

Ventajas de vivir en Europa

Geografía y clima europeos: Estrictamente hablando, Europa no es un continente, sino una extensión de Eurasia. Es decir, que Europa es una macro unidad geográfica que se prolonga al occidente de Asia ¿Y el punto? Pues que sus condiciones climáticas se ven afectadas por la misma y también por la proximidad de los desiertos africanos. Es decir, que a pesar de la elevada cantidad media de costas marítimas y oceánicas y de la variedad de penínsulas, golfos, mares interiores, ríos, lagos e islas, el clima sigue siendo templado y totalmente adecuado para la habitabilidad humana.

Por supuesto, no en todas las regiones las temperaturas son las mismas. Mediterráneo, oceánico, continental, de tundra, de montaña o estepario. Cualquiera de estos climas y los más variados relieves son parte del catálogo europeo, así que por este lado no hay pérdida.

Relaciones económicas: Casi todos los países del subcontinente pertenecen a la Unión Europea, una de las integraciones políticas y económicas entre naciones más avanzada del mundo, lo cual se traduce en varias cosas: la libre circulación de personas, mercancías y capitales, desarrollo de actividades conjuntas que no serían posibles por separado, mayores posibilidades de formación y empleo para los trabajadores de la UE dentro de los territorios comprendidos en ella. Además no se cancelan aranceles entre los países miembros,  y tienen una moneda única incuestionable y estable. Esto no sólo convierte al mercado europeo en un lugar propicio para las empresas, sino también para los trabajadores que están en busca de extender sus capacidades.

Herencia cultural y arquitectónica: Europa posee un listado enorme de artistas, arquitectos, escultores, músicos, poetas, escritores, cantantes, científicos y eruditos que enriquecen su expresión cultural, así que nunca faltará información y entretenimiento para los inquietos y los curiosos; así como también para los intelectuales, los aventureros y los híbridos: hay de todo un poco.

Por algo es que este continente es conocido como uno de los más ricos en cuanto a historia se refiere, y también en cuestiones culturales.

Calidad de vida: Al ser un continente viejo, Europa ha tenido milenios para desarrollarse y crecer. Debido a ello cuenta, en su mayoría, con sistemas educativos de renombre internacional, como es el caso de Oxford.

Los servicios públicos y sanitarios son satisfactorios, situando la esperanza media de vida en los 60 años aproximadamente. Los disturbios y problemas políticos internos escasean, y la tolerancia religiosa, sexual o de cualquier otro tipo es casi absoluta. En muchos aspectos, son pueblos que no sólo han hecho historia, sino que la han estudiado y trazado un plan para no repercutir en los mismos errores. Son planificados y organizados.

Desventajas de la vida en Europa

Tasa de natalidad más baja que la de mortalidad: Las naciones europeas no sufren de las mismas pericias que otras regiones subdesarrolladas o tercermundistas, pero sí tienen un gran problema que por lo general en estos lugares puede resultar un poco ilógico y hasta impensable: una baja natalidad.

Las personas europeas tienen una concepción de la vida muy particular, pues su trayectoria profesional va por encima de la vida en familia. Esto, aunado a los altos costos de criar bebés, favorecen la baja afluencia de nacimientos. Esto significará en un futuro que la población anciana será mayor a la población activa, y que faltará mano de obra para sostener al país.

Proceso de emigración complicado: Europa no suele ser el primer destino de quienes buscan una mejor calidad de vida, no por ésta misma sino por las dificultades de residir y trabajar de manera legal en algún país del continente. Esta situación se ha ido corrigiendo por la problemática anterior, pues los gobiernos han abierto las puertas a mano de obra calificada para que ayuden a desarrollar el sector económico y contribuyan a la planificación futura.

Personalidad reservada: No todos, pero una gran cantidad de la población europea es considerada retraída y arisca. Todo el mundo va a lo suyo y entre todos se dedican una cordialidad o cautela que puede llegar a resultar excesiva. Incluso, en casos extremos, se les tilda de nacionalistas extremos y hasta de racistas. Con tales cosas se ha de tener mucho cuidado, no todos piensan igual, pero tampoco es extraño toparse con comunidades que recelan de extranjeros y de otras culturas.

En resumen, Europa es un lugar bello, pero ante todo rico en historia y cultura, lo que lo hacen un lugar propicio no sólo para vacacionar, sino también para establecerse y planificar la vida. Aquellos que tengáis planes de emigrar a este lugar debéis saber que el proceso para aplicar a una visa es bastante engorroso, pero con los papeles en orden, las habilidades correctas y un poco de suerte, Europa puede convertirse en tu realidad.

En este vídeo podrás conocer cuáles son los mejores países europeos para radicar:

Contenido relacionado:

Si aún no has decidido que quieres vivir en Europa, te sugiero que sigas mirando nuestra web para ver otros lugares a los que poder emigrar.

Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*