Vivir en la calle

Todos sabemos que el hombre es un animal de costumbres, lo mismo que en más de una ocasión hemos escuchado a gente decir que el mundo da muchas vueltas. Una de las situaciones que mejor patentizan ambas expresiones, sin importar las razones, son las experiencias de personas a las que les ha tocado vivir en la calle.

NOTA
En este artículo no vamos a hurgar las razones que pueden llevar a una persona a vivir en tal situación. Lo que sí haremos será proporcionarte algunos consejos, para el caso de que te llegara a tocar vivir, aunque sea temporalmente, una experiencia similar.

Busca un lugar donde dormir

Lo mejor es comenzar buscando en un refugio. Estos albergues por lo regular te permitirán dormir bajo un techo y en muchos casos ducharte. La mayoría de las ciudades cuentan con al menos una instalación de este tipo. En este caso te recomendamos:

  • Puede que te cueste un poco obtener el permiso de ingreso, por lo que te aconsejamos hacer la diligencia durante las primeras horas del día. Si bien la mayoría son gratuitos, igual debes cerciorarte si te toca pagar algún tipo de cuota por usar el refugio.
  • No dejes de fijarte en las personas que te rodean cuando duermes en estos albergues, ya que pueden haber individuos nada confiables.

En caso de no conseguir albergue en un refugio, con estos consejos puedes al menos estar un poco más tranquilo a la hora de dormir en situación de calle:

  • Trata de unirte a un grupo: Claro está que para eso debes buscar la forma de hacer amistad con otras personas que vivan en la calle. Esto te va a permitir dormir un poco más tranquilo, ya que se pueden turnar para vigilar mientras los otros duermen. Por supuesto será necesario conocer bien a cada uno de los integrantes del grupo, ya que no es bueno confiar en cualquiera para sentirte más seguro.
  • Escoge lugares públicos para dormir: Sabemos que al principio te sentirás incómodo de saber que otras personas te estarán mirando, pero vale la pena porque serán menos las posibilidades de ser víctima de algún episodio desagradable. Mientras más transitado e iluminado sea el lugar, los beneficios serán mayores.
  • De ser posible, duerme durante el día: Esto es verdaderamente importante si no cuentas con otras personas que te acompañen. Puede que al principio te cueste un poco cambiar tus hábitos de dormir, pero las horas diurnas son las mejores para evitar ser víctima de algún hecho de violencia. Los parques públicos se prestan para ello.
  • Consigue una manta lo antes posible: Y si puedes, hazte con una colchoneta que puedas llevar a todas partes. Con esta precaución vas a dormir mejor sin importar que lo hagas pos la noche o durante el día.

Nada te impide estar alimentado

Es imposible negar que tu dieta cambia cuando vives en la calle. Sin embargo, siempre puedes encontrar la manera de mantenerte con buena salud procurando obtener las proteínas que necesitas. Mira estas ideas:

  • Asiste a un comedor social: Visitar los comedores sociales es la forma ideal de encontrar comida caliente para quienes viven en las calles. Estos establecimientos se especializan en servir comidas balanceadas y adaptadas al lugar en que están ubicados. Además, son un buen punto de encuentro entre personas que comparten tu situación, y hasta es posible que encuentres a alguien que pueda ayudarte a mejorar tu situación. Esto se debe a que regularmente son gestionados por instituciones religiosas y fundaciones especializadas en el tema.
  • No temas pedir comida: Si bien al principio te cueste dar este paso, con el tiempo te convencerás de que es más fácil que las personas te donen comida a que te den dinero. Siempre hay alguien dispuesto a brindarte al menos un bocadillo que puedas guardar para ciertos momentos.
  • No te olvides del agua: Mantenerte hidratado es de vital importancia, siendo de hecho más esencial que el tema de la comida.

Aprender a mantener la autoestima

Y para eso es importante que cuides tu apariencia. Hay varias formas de atender lo que tiene que ver con la higiene personal, y puedes probar con estos consejos:

  • Procura estar cerca de los baños públicos: O en todo caso aprende la ubicación de una buena cantidad de ellos. Estos establecimientos de uso gratuito son especialmente importantes para aliviar cualquier tipo de necesidad fisiológica. Igualmente te sirven para lavar tus dientes y bañarte en caso de no contar con un refugio donde hacerlo al levantarte.
  • Mantén la ropa limpia: Recuerda que haciendo pequeños trabajos obtendrás ingresos que te facilitan en gran medida paliar algunas necesidades, y poder llevar la ropa a la lavandería es una de ellas. Ya sabes que este tipo de servicios no requieren de grandes gastos, y puede ser una excelente manera de abrirte puertas que te permitan retomar la normalidad en tu vida.
  • Mantente activo intelectualmente: Asistiendo a bibliotecas públicas te mantienes en sintonía con la sociedad. Además, puedes investigar sobre las leyes que protegen a personas en situación de calle en la mayoría de los países del mundo, lo que será un gran impulso para tu autoestima.

Sin importar la situación en que te encuentres, nunca pierdas de vista que el respeto siempre puede hacer la diferencia. Vivir en la calle te puede convertir en una persona desconfiada, pero en la misma medida en que tú puedas desconfiar de los demás, otras personas pueden igualmente no sentirse tan seguras cuando te tienen cerca.

Al leer estas líneas, no haces otra cosa que demostrarte y demostrarnos que siempre tendremos posibilidades de superación sin importar el tamaño de los problemas que nos toque enfrentar. Todos tienen solución, y en caso contrario debemos aprender a convivir con ellos.

Nunca olvides que…

  • Sigues siendo tan digno como el resto de las personas, y vivir en la calle no te hace menos importante que cualquier otro integrante de la sociedad.
  • Debes evitar en lo posible decir que eres indigente: Teniendo en cuenta que raras veces estarás tratando con la mismas personas, siempre puedes dar una explicación diferente a quienes traten de averiguar tu situación.
  • Debes preocuparte por mantenerte autosuficiente: No pierdas de vista que siempre hay oportunidades para hacer pequeños trabajos que te permitirán paliar en alguna medida tus necesidades más básicas. No hablamos de pagarte un alquiler o algo parecido, pero sí puedes ganar lo suficiente para comprar comida, artículos de aseo personal y hasta ropa y otros artículos de segunda mano.

En este vídeo tienes más consejos que te servirán:

Contenido relacionado:

Esperamos que no tengas que usar la información aprendida en este artículo nunca, pero si sucede, recuerda que saber es poder. ¡Vivir en la calle no es el fin, sólo una experiencia más en el camino de tu vida!
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*