Vivir en Pekín

Pekín, también llamada Beijín, es la capital de China ¿Y qué se sabe de ella? Pues que es una potencia económica y que es una de las ciudades más pobladas del mundo. Pero Pekín es mucho más que eso, es el corazón y el alma cultural, económica y social de China. Es una ciudad de contraste entre lo tradicional y lo moderno, una región excitante y caótica que se desarrolla a una velocidad vertiginosa, pero que no pierde su esencia. Todo ello hace que vivir en Pekín sea una opción más que viable si quieres conocer un lugar único y muy desarrollado en distintos aspectos.

Ventajas de vivir en Pekín

Trabajar en Pekín: Mientras la economía local sigue desarrollándose, el consumo abierto de bienes y lujos sigue creciendo y, con él, las inversiones extranjeras y las oportunidades de trabajo en el sector terciario. Así mismo se destacan la industria de construcción, la agricultura, la electrónica y el sector financiero. Ahora, la facilidad de encontrar trabajo o no depende de un factor invariable en todo país al que se emigra: ofrecer algo que los nativos no puedan. Además, por supuesto, de manejar el mandarín.

Uno de los trabajos más comunes entre expatriados residentes en Beijing es ser profesor de inglés o de español, pues el Estado está interesado en ampliar sus horizontes culturales y económicos día a día.

Costo de vida accesible: China en general tiene precios bastante accesibles, en especial cuando de alojamiento y comida se trata. Claro que, como Pekín es su capital, es sólo lógico que sea un poco más cara. Sin embargo, cuando se dice que Pekín es costosa, se quiere decir que es costosa en comparación a otras provincias del país asiático, pero en líneas generales es posible tener una vida cómoda si se tiene un trabajo con un buen sueldo.

Comida: La gastronomía china es una de las más ricas en el mundo, no sólo por su variedad de platillos sino también de bebidas. La comida que se consume en Pekín no se parece a la que nos ofrecen en los restaurantes chinos de occidente, pues allí es un arte que busca equilibrar lo frío y lo caliente junto a los cinco sabores básicos (salado, dulce, ácido, amargo y picante). Los chinos poseen una tradición donde se fusionan dos tipos de alimentos; los ying –femenino-, que son alimentos frescos y ricos en agua tal como las verduras o frutas, y los yang –masculinos-, platos fritos, a base de carne o especiados. Algunos de los platillos más consumidos en Pekín son:

  • Sopa de fruta de mirica – soda originaria de la Antigua China: preparada a base de frutas, tales como la semilla de loto, raíz de loto, fruta de mirica, calabaza blanca, entre otras.
  • Frutas confitadas: los materiales principales son fruta de mirica, laurel, azúcar cristal y miel.
  • Bao Du – estómago sofrito: se prepara con estómagos frescos de res o de carnero, primero se corta en ralladuras, y después se cocina en agua caliente. Al servir se come con salsa china, salsa de sésamo, vinagre, aceite de chile y sopa de tofu.

Importante nudo de transporte: Gracias al desarrollo económico del país y la gran cantidad de personas que viven en él, la capital se ha visto en la necesidad de abastecerse de medios de transporte. Cuenta, claro está, con un aeropuerto principal y otros más pequeños que ofrecen vuelos nacionales e internacionales, once carreteras principales, cinco anillos de circunvalación, nueve autopistas, diversas líneas de ferrocarril y el famoso metro de Pekín, el más extenso del mundo.

Desventajas de la vida en Pekín

Clima y contaminación: El clima de Pekín no es muy favorable, pues sólo hay dos temporadas bastante marcadas y ligeramente raras: un verano lluvioso y un hosco invierno sin nieve o precipitaciones; no son las condiciones más deseadas del mundo y para muchos pueden resultar molestas. Ahora, la contaminación es cuento aparte.

Casi un tercio de todas las muertes que se producen en China son causadas directa o indirectamente por los altos niveles de CO2 en el aire. El agua es importada y es necesario asegurarse que los vegetales provienen de granjas orgánicas, además es preferible adquirir un purificador del aire y un filtro para los chorros de la casa. Pequeños detalles como ese necesitan de una gran inversión que las familias menos pudientes no pueden permitirse.

Sobrepoblación: Pekín tiene alrededor de veintidós millones de habitantes, lo cual se traduce en conglomeración, ruidos y olores. Cuando se convive con tantas personas alrededor es de esperarse que todos los lugares tendrán una fila, algunos hederán y en otros el ruido será insoportable; lo cual hace que la vida en la ciudad sea un poco complicada.

En definitiva, vivir en Pekín es una experiencia exótica que vale la pena probar. Una fusión de lo viejo y lo nuevo que sólo sigue creciendo y creciendo a pasos agigantados, por algo es considerada el corazón de China ¿cierto? Si el futuro es por lo que deseas apostar, entonces ésta es tu ciudad, con sus pros y sus contras.

Este vídeo está muy bien, en él puedes ver por qué Pekín es una ciudad que merece la pena visitar:

Contenido relacionado:

¿Vivir en Pekín o no hacerlo? Mientras te decides te aconsejo que entres en nuestra sección de ➽➽➽ Asia y veas cómo es la vida en otras grandes urbes del continente.

Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*